Cristobal Colón y el Cannabis

No es que Cristobal Colón y su tripulación fueran unos “fumetas” y se hicharan a THC en su viaje (visión retrógrada del cannabis) si no que en esa época el cáñamo era un elemento indispensable para la construcción de barcos y para el día a día.

 

En barcelona, en la emblemática estatua a Cristobal Colón, existe una referencia clara de la importancia que tuvo el cáñamo (cannabis industrial) en el viaje de 8 meses a las Americas.

Muchos barceloneses, entre ellos me cuento yo, nunca se ha fijado en este gran detalle, dos ramas inmensas de cannabis en el centro de la columna que reflejan la estrecha relación que existió.

La bodega de la Santa Maria iba repleta de semillas de cáñamo para poder cultivar en el nuevo mundo y como complemento alimenticio en el viaje.

Las velas y las cuerdas de las naves de la expedición estaban hechas de cáñamo, por su gran resistencia y elasticidad a la vez, el aceite con el que se iluminaban los candiles por la noche era aceite de cáñamo,

 

 

 se utilizaba fibra de cáñamo para sellar las juntas del casco de los barcos, ya que tenía una gran capacidad impermeable y gran resistencia al agua salada y cambios de temperatura.

En la foto vemos las dos ramas de la planta del Cannabis más al detalle.

Así pues, la planta del cannabis ha servido al hombre y ha formado parte de su evolución durante siglos, no será tan mala y tan perjudicial para salud como nos quieren hacer creer.

Os recomendamos visitar el Museo del Cannabis de Barcelona, de donde hemos sacado esta información. Os sorprenderá la historia de esta planta tan maravillosa.